Peña Ubiña y Las Ubiñas

Serie Los Nombres de la Cordillera

El origen del nombre del macizo no ha dejado todavía de verse envuelto en controversias y, aunque alguna teoría goza de mayor verosimilitud, las conclusiones no son definitivas.

La explicación que cuenta con mayor número de adeptos es la de atribuir el significado al adjetivo albinus (el femenino albina en este caso) que significa “blanco” (color), o bien albineam (“blanquecino”). Con ello, la derivación desde “Pinna Albinea”, hacia “Pinna Aubina” y de ahí al asturiano Pena Ubina (o Penaubina) y a al castellano Peña Ubiña (peña blanca o blanquecina) es casi inmediata. No obstante, algunos lingüistas consideran esta última expresión toponímica como fruto del forzado proceso de “castellanización” que introdujo la “ñ” en otras lenguas peninsulares tras la primera gramática del castellano de Antonio de Nebrija en 1492. Así pues, parecería, en la opinión de algunos autores, más propio hablar del Macizu de Pena Ubina.

Con menor aceptación, otros autores sugieren que el topónimo guarda estrecha relación con el adjetivo latino ovinus, aludiendo a la secular presencia estival de este ganado trashumante en sus puertos, como recoge el Catastro de Ensenada de 1752, con lo que el origen del nombre podría estar en “Pinna ovinam” (Peña Ovina) y de ahí a “Penaubina”, que sufriría la falsa corrección de la introducción de la “ñ”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *